Con el tiempo que pasamos durmiendo y casi nunca nos preocupamos por hacer que sea el mejor momento del día ya que es un tiempo lleno de beneficios. Dormir favorece nuestra memoria y potencia nuestra creatividad. Cuando dormimos procesamos toda la información recogida durante el día. Al mismo tiempo producimos ideas, de hecho las mejores ideas suelen aparecer durante la noche, cuando estamos durmiendo, y si tenemos un buen descanso nos ayudará a ponerlas en práctica durante la mañana. Nuestro aspecto físico también mejora con el descanso, tendremos mejor cara y nuestra piel brillará de otra manera, de hecho las personas que descansan bien suelen presentar un mayor atractivo. Menos ojeras, piel hidratada y mucho más saludable.

Sabías que también ayuda a controlar la obesidad? La falta de sueño potencia el aumento de peso, incluso la falta de sueño aumenta el riesgo de muerte prematura.

No hay que dormir de más, tampoco es saludable, el tiempo ideal está entre 6 y 8 horas diarias.

Una vez que sabemos lo importante que es descansar correctamente debemos estudiar que necesitamos para poder hacerlo, todos estamos cargados de manías, por eso, lo primero es descubrir que necesitas para crear ese ambiente necesario para poder descansar, es algo muy personal, pero hay algo en lo que sí te podemos ayudar, te cuento…

Para descansar es importante crear un ambiente tranquilo en el dormitorio, tener un colchón adecuado y vestirlo de la forma más óptima posible es de las cosas más importantes!!

Mi objetivo aquí es ayudarte a saber cuáles son las mejores sábanas

Antes de nada no puedo seguir escribiendo sin decirte que es sumamente importante que las sábanas estén limpias, parece obvio pero a veces no nos damos cuenta, te has fijado lo bien que duermes el día que las sábanas están recién cambiadas ¿? Y a que siempre miras cuando duermes fuera de casa el tacto y el olor de las sábanas ¿?

Sobre su mantenimiento ya te hablaré otro día… hoy es otro el objetivo.

No voy a entrar en el color o estampado, eso es algo sumamente personal, lo más complicado es decidirte por el tipo de tejido del que tienen que estar hechas.

Siempre que puedas elije unas sábanas de calidad, piensa que con dos juegos es suficiente, es preferible tener sólo dos pero que sean los que mejor nos permiten descansar.

Y cuando hablo de calidad hay dos parámetros que nos ayudan a distinguirlas que son el número de hilos y la composición.

Número de hilos es la densidad del tejido

El número de hilos de una tela se refiere al número de hilos en cada pulgada cuadrada. Cuanto mayor es el número de hilos, más suaves son las sábanas, mejor es su mantenimiento y su durabilidad. Este dato siempre va indicado en el envasado de las sábanas.

Las sábanas entre 180 y 400 hilos por pulgada son las más suaves y duraderas y están considerados de gama superior. Por debajo de 180 hilos son más económicas, pero de menor calidad.

La composición

No debemos olvidar que la calidad del hilo es muy importante por lo que ahora debemos distinguirlo también.

En ropa de cama el mejor material es el algodón. Mezclado con poliéster no se arruga tanto, pero mejor si el poliéster no supera el 50% de la tela para que no pierda suavidad. Normalmente las mezclas suelen ser sabanas entre 140 y 160 hilos que llevan 50% poliéster y 50% de algodón, estas son las más comunes del mercado y las más económicas.

Pero si quieres algo más especial en sábanas lo que debes saber es distinguir entre dos cosas, la forma en la que están entrelazados los hilos y el material de esos hilos.

Percal y satén

Escuchamos mucho el concepto sábanas de percal son un tipo de sábanas de buena calidad en las que los hilos están tejido con un patrón muy ajustado

El percal describe a la calidad del tejido de las sábanas más que al contenido. Por eso, las sábanas de percal pueden ser cien por cien de algodón, una mezcla de algodón y poliéster, de algodón y lino o de otro tipo de hilos. Cuando oigas sábanas de percal entiende que no es una composición, hablamos de una forma de fabricación de la sábana de mejor calidad, y nunca serán de percal por debajo de los 180 hilos.

Como el percal es un tejido más cerrado y de mayor calidad que el de otras sábanas, dura más, resiste mejor los lavados y es más suave al tacto.

Otro concepto importante es el de sabanas de satén, son más suaves y agradables al tacto que las sábanas de percal y se caracterizan por tener brillo que le da un aspecto más lujoso. La diferencia en el tacto entre percal y satén se debe a la forma en que se tejen.

El proceso de producción de una sábana de satén es más complejo que el de una sábana de percal por lo que las sábanas de satén son generalmente más caras que las sábanas de percal.

Tanto las sábanas de percal como las de satén son frescas ante la piel en climas cálidos. Algunos consumidores prefieren la sensación de frescura que ofrecen las sábanas de percal, mientras que otros prefieren la sensación sedosa que generan las sábanas de satén. Es una cuestión de preferencia personal.

Materiales

Como ya he comentado el algodón, es sin duda el mejor aliado de una buena sábana. Sin embargo, existe ropa de cama que combina algodón y fibras sintéticas, que dan muy buenos resultados, sobre todo para aquellas personas que no les gusta planchar, y repito, es muy importante que como mínimo contenga 50% de algodón y 50% poliéster.

Llevamos unos años con sábanas sintéticas al 100% que se han extendido por la idea de ser más calientes en invierno, como la coralina o la sedalina, pero no son las más adecuadas para el descanso. Para estos casos es preferible usar las llamadas sábanas de franela en 100% algodón, que son para usar solamente en épocas de frio.

Si quieres saber las composiciones más especiales y menos frecuentes en el mercado son;

· Algodón egipcio: Es la mejor calidad (y también las de precio más alto) sus fibras son extra-largas lo que produce sábanas suntuosas y extremadamente duraderas

El algodón egipcio se refiere al algodón que crece exclusivamente en Egipto. Las condiciones de crecimiento especiales, la alta humedad y el suelo rico que se encuentra en el área resultan en un algodón con fibras extremadamente largas. Cuando se teje a paño la tela es muy fuerte y suave al tacto. Suelen ser sábanas de más de 200 hilos.

· Algodón Pima: Es un material de fibras medias a extra-largas discontinuas, conocido por su suavidad y brillo, y es más económico que el algodón egipcio. La versión americana del algodón egipcio. Originario de Perú.

· Lino: Son una de las mejores composiciones y de elevado precio, aunque tienen el inconveniente del planchado. Su mayor atractivo es su esencia natural, la frescura que aporta a cualquier ambiente y su tacto. Y, además, es perfecto para los meses más calurosos del año. No sé si sabrás que el lino es uno de los tejidos perfectos para el verano. Es fresco, transpirable y natural al 100% por lo que nos ayuda a combatir las altas temperaturas.

· Bambú: No es fácil encontrarlas en el mercado por su alto precio, pero están muy buscadas por la cantidad de beneficios que aportan, son regulador de temperatura natural, durante el verano son capaces de mantenerse frescas, y en el invierno, totalmente caliente, perfectas para aquellos lugares que suelen tener fuertes cambios climáticos. Son hipoalergénicas, muy adecuadas para aquellas personas que sufren alergias. Son muy suaves al tacto, por lo que se recomienda el uso a bebés, niños y personas mayores. Muy duraderas, 100% ecológicas y naturales por lo que son totalmente biodegradables.

Una vez elegidas las sábanas, le toca el turno al resto de la ropa de cama… pero esto te lo contaré en el siguiente post